Consume y Muere

Un día, sin haberlo solicitado, ni haber participado en ningún concurso similar, Samuel Parra recibió en su móvil el siguiente mensaje: “RICO infoma: tu 64591**** ¡puede estar premiado! Solo responde SI al 25354 y puedes ser FINALISTA de 200.000E. HOY en Antena3! (1,42Eur.xsms.N.AtnClte: 902103347)”, desde el remitente 25354.

“Como este o similares hubo 56 millones de sms en los meses del verano de 2010”, comenta Samuel. “Son mensajes gancho que pretenden que el consumidor se suscriba a un servicio por el que te cobran, o engancharte con el continuo envío de mensajes posteriores que te indican que estás más cerca de conseguir el premio, que lo sigas intentando. Yo no piqué, pero conozco mucha gente que sí lo hizo”. Samuel decidió no hacer caso a la invitación porque conoce de cerca la ley de protección de datos personales ya que es socio de ePrivacidad.es, sin embargo se interesó por saber el motivo por el cual Antena 3 hizo uso de su teléfono móvil personal para enviarle ese mensaje: “me dijeron que era porque en el año 1994 yo había solicitado recibir las alertas al tráfico y la meteorología de Antena 3 y por lo visto pasas a su base de datos de tal modo que al cabo del tiempo hacen uso de estos datos para enviarte otro tipo de suscripciones, aunque nada tengan que ver con la temática por la que tú las solicitaste. De este modo están infringiendo la ley”. Leer más


 

 

“¿Tienes un chaleco reflectante en el coche?”, le preguntaron a Paco Cebrián en su primer día de trabajo en la empresa Lesma Handling, encargada del trabajo en pista de la compañía aérea Ryanair. “Porque si es así empezamos ahora mismo”, le dijeron. “Y allí me vi en plena pista, junto a los aviones, descargando maletas, sin ningún tipo de formación y rodeado de compañeros que iban hasta en bañador, con los chalecos de sus coches,  sin uniforme alguno y sin ninguna idea de cuestiones de seguridad ni del oficio”, resume el trabajador de Lesma Handling que lleva ocho años en su puesto en el aeropuerto de Reus, en Cataluña.

(AP Photo)

“Desde entonces la situación ha mejorado, pero seguimos siendo la única compañía que conozco en España que descarga las maletas a mano porque nos dan tan poco tiempo y somos tan pocos trabajadores que usar la cinta mecánica es una utopía”, explica Cebrián. “El 95 por ciento de los vuelos los hacemos entre dos personas y contamos únicamente con 25 minutos por cada vuelo para rentabilizar al máximo los aviones. Otras compañías tienen como mínimo 45 minutos o una hora. Nosotros cargamos alrededor de 150 maletas a pulso. Para poder usar la maquinaria correspondiente necesitaríamos una tercera persona, pero la empresa se la ahorra. ¿Por qué gastar ese dinero si le dan igual nuestras lesiones? Yo ya he tenido seis bajas por la espalda desde que trabajo aquí”, explica.

“Están abaratando costes día a día apretando las tuercas a un trabajador que ya de por sí partía de una situación pésima”, explica Armando Oliver, representante de Comisiones Obreras en el Aeropuerto de Málaga. “Un jefe de rampa que está a 40 horas semanales cobra poco más de 900 euros y eso después de llevar ya varios años trabajando para la compañía. Y ahora es cada vez más difícil conseguir una jornada completa”, explica Cebrián. “La tendencia actual es irse poco a poco deshaciendo de los trabajadores fijos o que venían subrogados de otras empresas con un convenio mejor, para ir contratando nuevos a través de agencias de trabajo temporal. Han convertido el trabajo en pista en un empleo precario que hacen jóvenes sin otra opción laboral y sin ninguna estabilidad”, cuenta Oliver. Leer más


Cápsulas de vitaminas

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) la venta de multivitamínicos en el mundo se multiplicó por 20 en los últimos 15 años, mientras que las vitaminas C y E crecieron hasta 15 veces y los alimentos enriquecidos hasta 17. Estos productos se pueden vender libremente, desde en supermercados hasta farmacias pasando por herbolarios o tiendas dietéticas, sin tener como requisito la supervisión o consejo de un profesional de la salud. Los europeos gastan al año 1.500 euros en complementos alimenticios y el 20% de los españoles confiesan tomarlos o haberlos tomado en alguna ocasión. Se venden como productos para la pérdida de peso, evitar la caída del cabello, mejorar la práctica deportiva, o incluso, para prevenir síntomas de enfermedades, pero ¿son conscientes los consumidores de cuáles son los riesgos de su consumo y si las propiedades que se publicitan en ellos están realmente demostradas?

“Hace unos años decidí adelgazar algunos kilos, por lo que me fui a una clínica privada especializada en nutrición”, comenta Soledad a Periodismo Humano. “En esa clínica, en la que creí ponerme en manos de profesionales, me recetaron unas pastillas que me enviaban directamente a casa, sin ningún tipo de marca en su caja que las identificara y que nunca supe de dónde venían. En 3 meses mi peso bajo de 62 a 47 kilos, pero comencé a sentirme mal: no tenía ganas de comer, me provocaron insomnio y solo me apetecía estar activa. Dejé de tomarlas porque la madre de un chico, que también seguía este tratamiento, me alertó. A su hijo le dio un ataque de ansiedad y en el hospital le dijeron que fue provocado por las pastillas que estaba tomando, porque llevaban anfetamina. Al tiempo me enteré de que prohibieron su venta. La clínica que me las recetó sigue en funcionamiento”. Leer más


A finales de febrero el gobierno anunciaba la posibilidad de acogerse a la dación en pago -la entrega de la vivienda para saldar la hipoteca-, a aquellas familias que tuvieran todos sus miembros en paro y que no contaran con ingresos adicionales suficientes para afrontarlo, y siempre y cuando, se tratase de la primera vivienda. Familias, como el propio ministro de Economía, Luis de Guindos, definió en “umbral de exclusión”.

“La dación en pago debe ser una excepción, pero la triste realidad es que algunas viviendas que entregan las familias es el único activo que tienen”, comentó de Guindos en el Congreso de los Diputados. Ésta es una de las medidas que forma parte del paquete de medidas recogidas por el gobierno en un ‘código de buenas prácticas’ dirigido a las entidades financieras, de carácter voluntario, motivo principal por el cual la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) presentó una propuesta por medio de Joan Coscubiela de Iniciativa per Catalunya Verds (ICV) en el Congreso. En ella se pedía la aprobación de la dación en pago con efectos retroactivos para aquellos casos de residencia habitual y deudores de buena fe. Una dación en pago obligatoria para las entidades financieras, y no voluntaria como la promovida por el ministro de Guindos. El pasado martes 6 de marzo se votó la propuesta en el Congreso dando como resultado 36 votos a favor, 181 en contra y 118 abstenciones. El PSOE opto por esta última opción, la de abstenerse. Debido a este resultado se aprobará por decreto ley un código de buenas prácticas voluntario para la banca, lo que se había propuesto desde el inicio por parte del ministerio de Economía. Tal y como advirtió de Guindos el día que presentó la propuesta, “habrá que actuar con cautela” para evitar un acogimiento a esta cláusula de forma “abusiva y fraudulenta”. Los bancos, por su parte, podrán deducirse las pérdidas de la dación en pago que se produzcan.

Para la coordinadora de Stop Desahucios Bizcaia, Marta Uriarte, esta medida “es humo”, y lo dice por propia experiencia. Marta se vio obligada a ponerse en huelga de hambre y acampar el domingo 4 de marzo frente a la sede de Kutxabank en la Gran Vía de Bilbao -que abandonó al día siguiente por sufrir una hipoglucemia-, debido a que su familia no puede hacer frente a la hipoteca. Solicita la dación en pago, que por el momento, el banco le deniega. Lo único que ha conseguido es un aplazamiento de la subasta de su casa que estaba previsto para este jueves. “Mi marido no tiene empleo, yo trabajo media jornada y mis 2 hijos están estudiando. No podemos hacer frente a los 1.000 euros de hipoteca mensuales, esa medida que proponen desde el gobierno es absolutamente irreal”, comenta Marta a Periodismo Humano en una conversación telefónica.

Tatiana, Aunar y su hija serán recordados por ser la primera familia a la que el 15M consiguió ayudar a parar su desahucio, de lo que hace ya 8 meses en el barrio de Tetuán (Madrid). También serán recordados por ser los primeros en conseguir que el banco condonara su deuda el pasado 28 de febrero -condonación porque la vivienda ya había sido subastada, la dación en pago es antes de que se produzca la subasta-.

“Lo hemos conseguido gracias a la ayuda de los movimientos sociales y a la presión que se ha ejercido sobre los bancos, no gracias a de Guindos”, Tatiana lo tiene muy claro y así se lo hace saber a Periodismo Humano. Sin embargo la negociación con el BBVA, con la que esta familia tenía una deuda hipotecaria que ascendía a unos 400.000 euros, incluidos los intereses, no fue nada fácil. “El banco estaba buscando la manera de que rechazáramos la condonación. De hecho, nosotros pedíamos la condonación total de la deuda y 2 meses de alquiler social y ellos llamaron a nuestro abogado diciéndole que solo nos concedían la condonación de la deuda. Como nos negamos, convocaron inmediatamente a los medios de comunicación para decirles que nosotros rechazábamos la condonación, por lo que tuvimos que hacer una contra convocatoria para explicar cómo había sido la situación. Luego, a última hora del día, in extremis, el banco se puso en contacto con nuestro abogado para decirle que nos concedía la condonación y los dos meses de alquiler, pero que teníamos que abandonar inmediatamente la vivienda. Nosotros no tenemos apego a los bienes materiales, sino a nuestros derechos. Ahora que no tenemos la deuda, me siento libre”.

Tanto Tatiana como Anuar llevaban 2 años en paro sin percibir ningún tipo de prestación. “Al principio vivíamos de nuestros ahorros, luego de lo que nos iban dando familiares y amigos”, pero no cree que esto haya sido el motivo principal para que el banco le condonara la deuda, sino la presión social de la gente que les ha ayudado y a la que se sienten tremendamente agradecidos. “Esa medida de la dación en pago”, dice Tatiana, “es una tomadura de pelo, porque ya existe en la Ley hipotecaria que esto se pueda producir, sujeto a la voluntad del banco”.

Según la Asociación de Afectados por Embargos y Subastas (AFES), entre 2008 y 2015, alrededor de 510.000 familias perderán su vivienda debido a ejecuciones hipotecarias. En la última memoria del Consejo General del Poder Judicial se lee que en 2010 se produjeron cerca de 100.000 ejecuciones hipotecarias con resultado de embargo, 4 veces más que al inicio de la crisis. A pesar de este aumento del número de familias en quiebra, los ciudadanos no disponen de un mecanismo adecuado para negociar el pago de las deudas, según la Confederación Española de Organizaciones de amas de casa, consumidores y usuarios (CEACCU), que considera “muy insuficiente” la propuesta del gobierno. Argumenta para ello que esta propuesta se dirige a un colectivo tan vulnerable, que el banco una vez recuperada la vivienda, carece de expectativas reales de cobrar el resto de la deuda. Además, afirma CEACCU, el actual mínimo inembargable ya contempla, indirectamente, estos supuestos. Ante esta realidad, y cuando los casos particulares de desahucios que se están dando en España resultan “un auténtico drama social”, CEACCU ha puesto en marcha una campaña que puedes firmar en Actuable para pedir a los Grupos Parlamentarios y al ministerio de Economía que cambien las leyes para que se equipare a las “familias en quiebra” con las “empresas en quiebra”, de tal modo que puedan liquidar sus deudas con los activos disponibles en el momento de la quiebra. También solicita CEACCU que se habilite un procedimiento sencillo y sin costes para las familias, alternativo al concurso de acreedores, teniendo en cuenta el gasto adicional que representa este sistema, y que en el proceso de renegociación de la deuda, se contemplen garantías para las familias en situación de quiebra sobrevenida -por paro o enfermedad- que evite los embargos y permita mantener la vivienda habitual.

Pincha sobre la imagen para firmar la campaña de Ceaccu por una 'Ley de segunda oportunidad'

El pasado 1 de marzo la relatora especial de la ONU sobre el derecho a una vivienda digna, Raquel Rolnik, invitada por el observatori DESC se reunió en Barcelona con más de un centenar de personas que están sufriendo, o ya han sufrido, ejecuciones hipotecarias y que están amenazadas de desahucio. En esta charla Rolnik instó a los afectados a que sigan ofreciéndose apoyo solidario colectivo para combatir esta situación a la que se ha llegado “que no es responsabilidad del banco, sino del gobierno”. Recordó a los participantes que todo este tipo de acciones que se están llevando a cabo contra los desahucios “están rigurosamente definidas y protegidas por el Derecho Internacional y por el derecho a una vivienda adecuada”. Aseguró Rolnik que no se trata de un problema local o de una comunidad en concreto, sino que es un problema global “porque las historias que estoy escuchando acá, las escuché en EEUU, Kazajistán, Turquía… en los lugares más inimaginables del mundo. Exactamente las mismas historias”, a lo que concluyó: “A pesar del drama, esta es una buena oportunidad para demostrar a todos que el paradigma de la mercantilización de la vivienda, que en los últimos 20 años se fue difundiendo por todo el mundo, ha sido un gran fracaso”.

“Nosotros salimos la madrugada del 29 de febrero de la vivienda y horas más tarde estábamos participando en una convocatoria para parar un nuevo desahucio. Seguiremos luchando para que todo el mundo opte a una vida digna. Lo que hemos conseguido nosotros, lo vamos a conseguir para todos. Que lo tengan claro.”, concluye Tatiana con voz firme.

Pincha para ver toda la cobertura de Periodismo Humano sobre los desahucios


Imagen publicitaria de Invercapital.

“Hemos tenido que vender el piso para poder pagar y encima la cantidad que pedimos se ha triplicado por los intereses de demora”, explica a Periodismo Humano a través de correo electrónico una familia que acudió a Invercapital para reunificar sus deudas ante los problemas económicos por los que atravesaba. “Lo que hicieron en un primer momento fue darnos un crédito de urgencia con la promesa de que lograríamos, gracias a su intermediación,  que un banco convencional nos concediera un préstamo a un buen interés y con un plazo más llevadero para nosotros. Después nos dejaron en la estacada y la bola de nieve de nuestro crédito había crecido tanto que fue inevitable malvender nuestra vivienda para pagar. Sabíamos que los intereses eran altos pero lo que nos encontramos nos parecía increíble”.

Intereses más que  elevados que rozan el concepto de usura, comisiones de dudosa legitimidad en algunos casos, según las organizaciones de afectados, que se cobran masivamente, créditos que se conceden con el aval de una vivienda a familias en una situación financiera crítica a sabiendas de que lo más probable es que no puedan pagar, prestamistas que se dirigen conscientemente a personas sin nómina, incluso morosos ya registrados en las listas de la ASNEF y a los que no se les exige ningún tipo de garantía… Son ejemplos del modus operandi de todas esas compañías de créditos rápidos que proliferan y se han triplicado al calor de la crisis económica y que han hecho del riesgo de impago materia prima de sus negocios.

Desde CEACCU se han analizado algunas de las más conocidas compañías que conceden estos créditos rápidos. El resultado es que, por regla general, la publicidad de estas empresas no deja suficientemente visibles las condiciones económicas de estos créditos, aunque sí se destaca que se puede devolver el préstamo en cómodas cuotas. Hay que prestar especial atención antes de solicitar cualquiera de estos créditos y no dejarse llevar por el impulso que suele generar este tipo de promociones en personas que, en muchos casos, ya se encuentran desesperadas por el callejón económico que padecen. Leer más