Consume y Muere

Publicidad de una promoción de movistar en recibida en mi móvil

Publicidad de una promoción de movistar en recibida en mi móvil

Después de cuestionarme sobre nuestra lealtad a las marcas, tengo ganas de seguir haciéndome preguntas. Aunque hoy voy a ser algo más directo: ¿tengo cara de tonto? Antes de que os lancéis a contestar (a alguno le darán ganas de contestar que “sí” como dan ganas de estampar una tarta de merengue en la cara de alguien cuando la ves en la pastelería), os aviso que es una pregunta retórica y que no hace falta que entréis todos en el perfil a ver qué cara tengo. Vamos al lío: ¿tengo cara de tonto? ¿Por qué Movistar me manda un mensaje como el que veis arriba, que recibí ayer por la mañana?

Vale, puede que fijándonos en el sentido literal de cada palabra, la frase tenga sentido. Cuanto más hablo, mayor es el importe que me descuentan. De hecho, la oferta podría ir más allá: si hablo mucho, el porcentaje del descuento se incrementa (por cierto, he llamado al 900101010 y nadie sabe descifrarme el enigma, así que nos quedamos –de momento– sin saber cuál es la interpretación correcta).

El caso es que la propia redacción del mensaje no es nada clara o lleva a engaño: el descuento puede ser mayor, sí, pero el coste de la factura también aumenta cuanto más hablemos. La engañosa propuesta me ha llevado a acordarme de otros eslóganes o frases utilizadas en publicidad que normalmente cuelan pero que tras un análisis más o menos tranquilo nos dejan también cara de tontos.


Renault: Queremos un coche ecológico | Otra jugada maestra con el lenguaje es la que cuelga el cartel “verde” a coches como los de la gama Eco2 de Renault. Con la música divertida y colorida del mítico grupo alemán Dschinghis Khan, unos cuantos Scenic verdes y un cartelón enorme, los creativos de la marca francesa nos cuentan que sus coches son “ecológicos”. Después de consultar la web del fabricante he constatado que sus coches Eco2 son los que contaminan producen “emisiones de CO2 débiles inferiores a 140 g” y que, además, “deben poder reciclarse optimizando un 85% de su masa”. Pues bien, según Greenpeace, los coches Renault vendidos en 2006 emiten –de media– 147 gramos de CO2 por kilómetro, lejos del objetivo de la UE de situar las emisiones en 120 g en 2012 y en 80 g en 2020. O sea, que la campaña es divertida e invita a echarse un baile, pero los Renault emiten más CO2 del que deberían y no son, por tanto, tan ecológicos.

Danone: Actimel ayuda a tus defensas | Para la organización de consumidores holandesa Foodwatch, la campaña publicitaria más engañosa del año es la que lanzaron los publicistas de Danone y que asegura que su yogur Actimel “ayuda a las defensas” (la web española del yogur está alojada convenientemente en el dominio ayudaatusdefensas.com). Según un estudio de esta organización holandesa, “no aporta más beneficios para la flora intestinal que un yogur convencional”, informa la web de la Deutsche Welle. O sea, que ayuda a las defensas como un yogur de marca blanca pero “cuesta hasta diez veces más caro”, dicen en Foodwatch. Podéis leer más en neerlandés aquí.

A Norrköping por 3 euros

Ryanair: cruza Europa por el precio de una cerveza | Seguimos. ¿Alguna vez habéis comprado un billete de avión por tres euros? Pues eso es lo que anuncia ahora mismo la web de Ryanair. Por lo mismo que cuesta una revista mensual o una cerveza en un pub, puedes viajar de Alicante a Norrköping (en Suecia) o de Faro a Billund (en Dinamarca). Vamos con la explicación del truco: el precio por trayecto Alicante-Norrköping es, efectivamente, de 3 euros, así que llevamos 6. Si quieres llevar un bulto como equipaje de mano facturar una maleta por internet (es la forma más barata y si nos vamos cinco días a Suecia es muy probable que necesitemos ropa de abrigo, neceser de aseo y demás equipajes), hay que añadir 15 euros por trayecto, lo que hace subir la tarifa a 36. Si pagamos con una tarjeta Visa, probablemente la más común, hay que sumarle otros 10. O sea, que el precio final no está nada mal, pero es de 46 euros… ¡cuando los anunciaban por 3! El incremento es de un 1.500% (o de un 750%, si concedemos a la aerolínea irlandesa el hecho de que todos sus precios son por trayecto único, no de ida y vuelta). En cualquier caso, una vez más hemos caído en las trampas del lenguaje publicitario más deshonesto. Os he colgado unas cuantas capturas de pantalla aquí para que lo comprobéis.

Como estos, hay cientos de ejemplos. En este artículo he encontrado unas cuantas frases que muchas veces asumimos como ciertas sin pararnos a pensar, a buscar información o, simplemente, a echar unas cuentas en un papel. “En los mejores cines” o “llamadas a cero euros” son solo dos ejemplos que, normalmente, cuelan.