Consume y Muere

Colas ante la tienda Telefónica de la Gran Vía de Madrid para comprar un iPhone (.:fotomaf:. / flickr)

Colas ante la tienda Telefónica de la Gran Vía de Madrid para comprar un iPhone (.:fotomaf:. / flickr)

Este último fin de semana fue el momento escogido por la mayor empresa española para escenificar, sin que nadie la hubiera obligado, lo que es una pésima gestión de la relación con su público y para dar una imagen de descoordinación que pocos habríamos esperado. Vale que las telecomunicaciones son habitualmente las ganadoras en el dudoso honor de acumular reclamaciones y que Movistar fue escogida por alguna asociación de consumidores como la peor empresa de 2009. Parece que no es suficiente: han decidido ir a por el doblete.

Os pongo en antecedentes: hace dos años, la compañía consiguió un acuerdo con Apple para distribuir en España el iPhone, un teléfono que todas las telecos deseaban porque garantizaba ingresos mensuales más altos que los mínimos exigidos hasta entonces. De hecho, cuando lo comenzó a vender se formaron, entre tremenda atención mediática, colas en todas las tiendas de la marca con usuarios que iban pasando por caja y firmando cláusulas nunca vistas hasta entonces: dos años de permanencia en el contrato de voz y de datos, consumos mínimos de voz de 9, 20, 40 y hasta 60 euros al mes, cuotas mensuales por el acceso a internet de 15 ó 25 euros… más el coste del terminal. Haciendo un cálculo entre el precio pagado por el teléfono más los consumos mínimos, el estupendo teléfono costaría a cada cliente unos 900 euros, un precio desorbitado para las experiencias anteriores.

El tiempo ha ido pasando y los dos años que firmaron (vale… firmamos) aquellos pioneros están a punto de terminar, con lo que la gallina de los huevos de oro necesita, para Telefónica, una sustituta. Sin embargo, estos veinticuatro meses no han pasado en balde y hoy las demás compañías ofertan decenas de teléfonos con características similares o incluso superiores al teléfono de Apple. La propia empresa californiana ha presentado una nueva versión, justo a tiempo para atrapar con otros dos años a los compradores y, además, ha emprendido una nueva estrategia de ventas. ¿Para qué ofrecer el teléfono en exclusiva a una compañía cuando puedes ofrecerlo a todas e, incluso, libre y venderlo como rosquillas por todos los canales?

Telefónica (o Movistar) ha empezado a explorar nuevas fuentes de ingresos frente a una hipotética desbandada de usuarios de este teléfono hacia otras compañías. Por ejemplo: ofrecen una tarjeta SIM adicional para que los clientes de su plan de datos de 25 euros compartan su conexión con un iPad. O intentan que los clientes de la tarifa de datos de 15 euros al mes se pasen a la de 25 con una jugada que, al final, les ha servido para nominarse otra vez como la peor empresa del año en cuestión de 48 horas. Las del pasado fin de semana.

Cambio de condiciones de contrato por MovistarTodos los usuarios del iPhone con la conexión de 15 euros mensuales recibieron el pasado viernes un mensaje (lo veis aquí al lado) que les informaba de que una vez consumidos 200 MB cada mes, la velocidad de su conexión pasaría de los decentes 3 Mbps de descarga y 1,4 Mbps de subida de datos a los mediocres 64 / 16 kbps, más o menos la misma velocidad que tenían los primeros módems de línea telefónica que se conectaban, allá por los años 90, a la red de Infovía cuando Telefónica era todavía una empresa pública.

El movimiento representaba un cambio unilateral de las condiciones de un contrato, pues la tarifa firmada y contratada por los usuarios desde aquel julio de 2008 reducía la velocidad a 128 / 32 kbps y, como tal, permitía a los usuarios rescindir el acuerdo sin penalización, según explica la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones en su web de atención a los usuarios de las telecos: “Los operadores de los servicios de telecomunicaciones pueden proponer modificaciones en las condiciones contractuales notificándolo al abonado con un mes de antelación. (…) En la misma comunicación se informará, además, del derecho del usuario a darse de baja de forma anticipada y sin penalización alguna si no está de acuerdo con las nuevas condiciones.”

Es decir: a pesar de que Movistar no cumplía con el plazo ni con las formas en la notificación, los usuarios podían renunciar a continuar con los dos años de permanencia en la tarifa de voz y datos contratada. Sin embargo, no suponía la extinción de todas las responsabilidades de los clientes con su proveedor, ya que todos ellos habían adquirido el terminal a un precio subvencionado por Telefónica y, según la SETSI, “si el abonado se da de baja no se le puede penalizar por ello, pero sí se le puede exigir el pago de las ventajas que haya tenido precisamente por haberse comprometido a un período mínimo (que ahora se incumpliría)”. En resumen: los usuarios tienen dos obligaciones con la compañía, la permanencia en la tarifa y la deuda por la subvención en el teléfono y el SMS sólo afectaba a la primera condición.

En mi próximo artículo continuaré la historia para ver de qué entretenida y novelera manera Movistar resolvió el tema y cuál fue la reacción de la comunidad iphonera, muy activa en los diferentes blogs y foros dedicados a la industria de las telecomunicaciones y el mundo Apple. ¿Es suficiente una rectificación justificada de una manera muy poco creíble (y menos inteligible) y la sensación de que todo fue un globo sonda, para ver si colaba?

(5) Comentarios

  1. [...] View original here:  Consume y Muere » Cómo ganar el título de 'peor empresa del año … [...]

  2. [...] This post was mentioned on Twitter by Juan Luis Sánchez, Fátima Ramírez , Daniel Rivas, CEACCU , Luis David H and others. Luis David H said: #SME Cómo ganar el título de ‘peor empresa del año’ en 48 horas http://bit.ly/aJbTkU vía @europaenllamas [...]

  3. Xosé, pones en palabras la frustración de todos los que nos hemos tenido que relacionar con Telefónica en un momento o otro. Qué mafia…

  4. v4mpir0

    por desgracia no solo telefonica realiza estas practicas, si no ilegales cuanto menos dudosas, por desgracia he trabajado como teleoperador para vodafone y la cantidad de letras pequeñas y asteriscos en cuanto a contratos u ofertas era horrible. De todas formas, el usuario no suele tener claros sus derechos y muchas muchisimas veces acababan pagando las penalizaciones con tal de desaparecer de sus bases de datos, pobres.. todas son iguales. para acabar quizas sea muy duro, pero la gente que mas sorpresas se llevaba eran hombres de mediana edad, con un nivel adquisitivo medio, los cuales siempre buscan estar a la ultima en terminales ( vease iphone ) en mi pueblo eso es consumismo asi que.. tralari que te vi

  5. [...] conté el otro día el principio del culebrón que el pasado fin de semana protagonizó Telefónica con respecto a sus clientes de la tarifa plana de datos para el iPhone, cómo decidió cambiar de [...]

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa