Consume y Muere

We gave got leafs (Wicho / Flickr)

Son las 8 de la mañana y ya me he encontrado con tres personas que empezaban (como yo) el cole en el día de hoy. Caras largas, pocas ganas de trabajar y con un montón de tareas pendientes. Una de ellas, cómo no, hacer balance de las vacaciones y pensar en qué podríamos haber mejorado, qué podríamos haber hecho de otra manera y qué servicios no volveremos a contratar. Y, cómo no, qué tenemos que hacer con las reclamaciones que se nos plantean a la vuelta. ¿La pongo aquí o tenía que haberla puesto allí? ¿Cuál es el plazo? ¿Cómo me van a compensar?

Los casos más sencillos son los de servicios, como transporte o alojamiento, que hemos contratado a través de una agencia de viajes, ya sea física o por internet, o a una empresa de transporte que tiene presencia nacional e internacional. Si son ellos a quien les hemos pagado, somos clientes suyos y serán ellos, pues, quien tendrá que aceptar nuestra reclamación. Podemos reclamar directamente a la agencia desde el lugar de destino (a través del teléfono de información de la empresa o hablando con el responsable de acompañarnos) y a la vuelta seguir la reclamación en la propia oficina de la que somos clientes o, llegado el caso de que no recibamos una respuesta satisfactoria, en la OMIC o delegación provincial de Consumo del gobierno autonómico.

Parece sencillo. Pero, ¿qué hacemos si hemos reservado, por ejemplo, dos noches de hotel en Barcelona directamente con él y no estamos satisfechos con el servicio o si hemos pagado un billete de autobús con una empresa que no tiene sede en nuestra ciudad? Pues lo primero es utilizar las hojas de reclamaciones del propio establecimiento y esperar que nos den una respuesta en los días en que estamos en el destino, exponiendo el caso detalladamente y pidiendo una solución concreta, ya sea un descuento, una noche extra como compensación u otra solución que os parezca razonable según el perjuicio sufrido. Si no satisfacen nuestra demanda, debemos entregar una copia de la reclamación en el servicio provincial de Consumo que corresponda a aquella ciudad. Como tampoco es plan perder una mañana en el trámite (o como estará cerrada la oficina si es sábado o domingo), debemos guardar las copias que nos correspondan y enviar la indicada (blanca, verde, rosa… esto depende de cada comunidad) al servicio de consumo de la provincia donde se encuentre la empresa. Para enviarlo, podemos acudir a un registro oficial en nuestra ciudad y, según recoge el artículo 38.4 de la Ley de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas, los “sistemas de intercomunicación y coordinación de registros” harán llegar la hoja al lugar indicado.

El plazo para el recurso es variable y no queda muy claro en las diferentes fuentes que he consultado. Así que, para curarnos en salud, nos fijaremos en lo que dice la biblia de este ámbito, la Ley General de Defensa de los Consumidores y Usuarios (RD 1/2007), que dice que “el consumidor y usuario deberá informar al vendedor de la falta de conformidad en el plazo de dos meses desde que tuvo conocimiento de ella”. En todo caso, lo suyo es no dejarlo para el último momento y hacerlo cuanto antes, a poder ser en el mismo lugar. Si no, podemos disfrutar de las vacaciones y reclamar justo a nuestra vuelta, porque nos acordaremos mejor de los detalles y el propio prestador del servicio tendrá la documentación al respecto más presente o la memoria más fresca.

(2) Comentarios

  1. [...] This post was mentioned on Twitter by Soraya, periodismohumano.com. periodismohumano.com said: ¿Si tuve un problema en otro país o ciudad durante las vacaciones, ahora dónde pongo la reclamación? http://bit.ly/ddiATM [...]

  2. [...] el telediario, me topé con una noticia que da que pensar y que está relacionada con aquella y con aquella otra que ya os traje hace tiempo: decían en TVE que “los consumidores cada vez hacen más [...]

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa