Consume y Muere

(eflon / Flickr)

Cristina R. rebosa de ira cuando explica qué es el swap, (también llamado IRS, clip, bono clip, permuta financiera) un nombre del que hasta hace relativamente poco tiempo había oído hablar sólo de refilón. Como no es fácil definirlo, me dice, prefiere empezar desde el principio. Cuenta que cuando formalizó su hipoteca a finales de 2008 le recomendaron que se hiciera un “seguro” por si los tipos de interés subían demasiado. Lo que, según ella, no le explicaron es que en el caso de que éstos bajaran, sería ella la que tendría que abonar una determinada cantidad a la entidad. “Desde que comencé con mi hipoteca hace ya más de dos años y con la situación actual, he llegado a pagar más de doscientos euros al mes aparte de mi letra mensual”, cuenta esta hipotecada que está barajando la posibilidad de lanzarse a un proceso judicial para recuperar parte de su capital.

No hay que confundir el swap con una cláusula abusiva de las hipotecas”, explica José Ángel Oliván, presidente de la Unión de Consumidores de España (UCE). “Se trata de un producto financiero muy complejo que está especialmente destinado a pequeños empresarios y autónomos, y que va añadido al préstamo o a la hipoteca en sí. Es un acuerdo anexo que establece que los créditos van a estar referenciados a un tipo de interés fijo durante un período de tiempo determinado, independientemente de las variaciones externas”, detalla.

El problema es que las entidades bancarias empezaron a ofrecer este peculiar “seguro” que no era tal justo cuando, qué casualidad, el Euribor estaba en su punto más alto a un paso de iniciar su despeñamiento. Cuando los indicadores estaban disparados y esta herramienta podría haber sido de utilidad a sus clientes, entonces debieron considerar que no les era necesario asegurarse. Otro de los problemas que tiene este producto, según denuncian las organizaciones de consumidores, es que resulta de muy difícil comprensión para el profano. Directrices concretas de la Unión Europea, según UCE, advierten expresamente sobre la excesiva complejidad de herramientas financieras que se ofertan, sin embargo, al público en general. No ayudaba, desde luego, a la prudencia del desorientado cliente que algunas de las principales entidades bancarias, revistas y periódicos especializados las recomendaran sin complejos. La gente se fio de quienes tenían más a mano, sus entidades bancarias de toda la vida, pero recibieron un consejo cuando menos dudoso. Los bancos y las cajas llegaron a pagar comisiones a sus empleados por el número de swap firmados, según datos recopilados por el periódico Expansión.

En algunos casos, además, como el de Elena, que cuenta su historia en un foro de afectados, la firma del swap era una condición para que les fuera concedida la hipoteca. Los primeros meses, explica, recibió una pequeña cantidad en su cuenta. Rápidamente la tortilla se dio la vuelta y lo que parecía una bendición se convirtió en su particular tormento. Ahora intenta renegociar con su entidad los márgenes fijados aunque, en realidad, piensa que lo justo sería que se eliminara totalmente ese acuerdo porque nunca le informaron con precisión de cuáles podían ser las consecuencias.

“El swap ya no se ofrece, pero ha dejado a multitud de personas en una situación económica muy delicada”, explica Oliván. “Muchos clientes están denunciando, y lo más importante es que se están logrando sentencias favorables, por lo que desde UCE consideramos que es necesario llevar estas prácticas a los tribunales y exigir una indemnización por el dinero que se ha tenido que pagar”.

¿Cuáles son los pasos concretos que tiene que seguir una persona que se ha visto inmersa en esta situación? En primer lugar, explica la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (AUSBANC), hay que reclamar en la entidad bancaria correspondiente. Después, si no surte efecto, lo adecuado sería dirigirse a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Si ninguna de estas opciones da resultado, lo ideal es buscarse un abogado especializado. La situación es tan grave y se han acumulado tantos casos que ya hay bufetes expertos en defender a los clientes afectados por este producto financiero.

Un vistazo a las últimas noticias aporta un soplo de optimismo para aquellos que se sienten estafados. En pleno terremoto hipotecario internacional, las sentencias que dan la razón a los consumidores se suceden. La última, por ejemplo, la del Juzgado de Primera Instancia número 18 de Sevilla que obliga a Caixa Galicia a devolver a su cliente todos los cargos realizados a su cuenta porque estima que hubo una falta de información contractual. Independientemente de la entidad concreta, la tendencia, aunque todavía en definición, es favorecer al consumidor, ya que la justicia considera probado que contrataron el producto sin saber realmente lo que estaban haciendo.

El problema es que, aunque el tiempo les dé la razón, los afectados se enfrentan a un largo proceso judicial hasta recuperar el dinero que se vieron pagando de la noche a la mañana. Por no hablar de los miles de empresarios que tuvieron que cerrar o congelar la actividad de sus pequeños negocios para hacer frente a estos pagos no presupuestados. “Lo único bueno es que las quejas se han generalizado y que ahora la población está, probablemente, más concienciada sobre la importancia de no dejarse llevar por las ofertas de las entidades bancarias”, concluye Oliván.

(6) Comentarios

  1. [...] Swap: exprimiendo a los hipotecados [...]

  2. [...] Swap: exprimiendo a los hipotecados consumeymuere.periodismohumano.com/2011/06/01/swap-exprim…  por FLABTRINI hace 1 segundos [...]

  3. Lex

    La Ley General de Protección a Consumidores y Usuarios es bastante clara en cuanto a las “cláusulas oscuras”. Ahora bien, a esa panda de hijos de mala madre les compensa, dado que la gran mayoría de los afectados no acude a los Tribunales por los costes que ello conlleva.

    Es un sistema vergonzoso. Y lo peor es que hay cientos de asuntos de este género que no se comunican con más asiduidad. Periodismohumano hace lo posible, pero quizás esta sección debería tener más movimiento.

    Es obvio que las grandes compañías deberían verse sometidas a unos castigos ejemplares por estas prácticas abusivas. Castigos que fueran titulares de prensa, de manera que los consumidores, ignorantes de por sí -yo inclusive-, desestimaran usar los servicios de ciertas empresas.

    Los consumidores necesitarían destinar mucha parte de su tiempo a estudiar el sistema de consumo para adquirir bienes y servicios de una manera responsable y beneficiosa para ellos.

    Muchas gracias, Miriam, por tu artículo ;)

  4. SONRAKE

    Chicos de Periodismo Humano, os escucho en Radio 3 y os sigo en vuestra web.
    Os propongo una nueva noticia que tambien va de como los bancos estafan a la gente de a píe que no tiene ni idea de letra pequeña: las hipotecas en divisas.
    Las ofrecieron como el oro del moro, todo facilidades, te puedes cambiar al euro cuando quieras…
    Y ahora, es un producto que ya no se comercializa, te endeudas por mucho mas de lo que pediste y no te puedes salir JAMÁS, ya que no puees subrugar con otra entidad.

  5. sabac

    Y el Banco de España que tiene que decir a todo esto?…… Se supone que es el que regula y debería de estar al tanto de lo que oferta cada banco, algo así como un observador neutral y ético.

  6. Querría puntualizar un par de cosas: el señor José Ángel Oliván esta muy equivocado cuando asegura que los swaps (en cualquiera de sus modalidades) están especialmente destinado a “pequeños empresarios y autónomos”. Más bien al contrario, están destinados a grandes multinacionales, especialmente las dedicadas a la exportación y que dependen mucho de los cambios de moneda. Las pequeñas empresas y autónomos están considerados por el BDE y por la CNMV al mismo nivel que los particulares: son clientes minoristas.
    Por último, si alguien está afectado por un swap, lo recomendable es que se ponga cuanto antes en manos de un abogado especializado en el tema que intente en un plazo de 15 días una solución extrajudicial, y si no es posible que demande sin más demora. Las reclamaciones “amistosas” siempre caen en saco roto, y teniendo en cuenta que el servicio de ATC de cualquier banco o caja puede demorarse 2 meses en contestar la reclamación, y el de la CNMV o BDE entre 6 y 7 meses… Señores de Ausbanc, no recomienden perder tiempo a los afectados, suficiente tienen encima con estar entrampados.

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa