Consume y Muere

Cero comisiones. Se ha convertido en uno de los lemas publicitarios de multitud de bancos deseosos de captar nuevos clientes y capitales. Hay que darles en parte la razón en el sentido de que algunas entidades están reduciendo comisiones que resultan muy visibles como las que gravan las transferencias, el mantenimiento de una tarjeta, los movimientos en cuentas, etcétera. Se trata en realidad de ejemplos concretos ya que, según publica CEACCU, el grueso de las comisiones en 2011 ha aumentado.

Sin embargo, como  han denunciado a Periodismo Humano varias organizaciones de consumidores, esta bajada minoritaria y puntual viene acompañada de una subida mucho menos visible y más general en otro tipo de comisiones más “discretas”. Curiosamente, destacan los defensores de los consumidores, aquellas que afectan más a las personas con menos ingresos o que menos dinero tienen en su cuenta, como es el caso de las comisiones que se cobran por tener un descubierto, es decir, por quedarse en números rojos.

Las quejas sobre el alza de las comisiones de las organizaciones de consumidores vienen avaladas por los valores medios recogidos por el Banco de España en sus tablas. En ellas queda patente, por ejemplo, que la media del porcentaje que nos cobran por descubiertos ha pasado del 3’94% en diciembre de 2010 al 4,23% en diciembre de 2011. La Asociación Española de Banca, que reúne a la práctica totalidad de los bancos que operan en España, y que Periodismo Humano ha consultado para confirmar esta alza en las comisiones de descubierto responde “que no pueden saber si las comisiones aplicadas a los descubiertos han subido o no” por falta de información al respecto.

Veamos qué nos cobran si hemos calculado mal nuestros gastos y hemos entrado en un saldo negativo. En primer lugar, hay que recordar que las entidades bancarias consideran esa cantidad negativa como un crédito que le hacen a su cliente. Por esta razón cobran un interés por el monto correspondiente, pero también una comisión de apertura del descubierto. El Banco de España establece, sin embargo, en el artículo 19.4 de la Ley 7/1995, de 23 de marzo, de Crédito al Consumo, que “en ningún caso se podrá aplicar un tipo de interés superior a 2,5 veces el interés legal del dinero”. Este interés está fijado por las Cortes y, si no se producen cambios, es del 4% para el 2012, por lo que las entidades bancarias nunca podrán cobrar a sus clientes por un descubierto un interés superior al 10% (2’5 veces el 4%).

Fuente: Banco de España.

Pero además de un interés por el favor crediticio y otro por la apertura del descubierto, algunas entidades bancarias suelen cobrar a sus clientes otra “comisión por reclamación de posiciones deudoras”, es decir, por el esfuerzo y gasto que les ocasiona el tener que informar a su cliente del estado de su cuenta y conseguir que subsane el saldo negativo. Este gravamen también está regulado por el Banco de España que establece que “en ningún caso podrán cargarse comisiones o gastos por servicios no aceptados o solicitados en firme por el cliente”. Por lo tanto para poder cobrarlas tendrán que “cumplirse una serie de requisitos: responder a una reclamación formal de posiciones deudoras, tratarse de gastos realmente habidos y que estén debidamente justificados y que su reclamación al cliente esté prevista en el documento contractual”.

Esta regulación quiere decir en la práctica que el envío de una carta automatizada informando del descubierto, como hace la mayoría de los bancos, no se considera un servicio suficiente como para justificar que se cobre la comisión por reclamación. Sin embargo, la mayoría de las entidades la exigen, aunque es cierto que algunas de ellas, como Openbank y Bankinter entre muchas otras, dan un período de gracia de algunos días a sus clientes.

Foto: César Caracuel

“Consideramos que la comisión por reclamación es desproporcionada ya que se abona una cantidad fija independientemente del importe que ha quedado al descubierto. Estamos estudiando pedir al gobierno que la declare nula por abusiva. También nos gustaría que se creara un organismo que se encargue de regularla para evitar las prácticas inadecuadas”, explica Rubén Sánchez, portavoz de FACUA. Los datos recabados por la Organización de Consumidores y Usuarios van también en esta dirección y afirman que el cliente de banca español es el segundo que más paga de toda Europa por el uso de sus cuentas bancarias, 178 euros. Sólo los italianos tienen, con 253 euros un gasto mayor.

Desde las organizaciones animan a los clientes a reclamar en el caso de que les hayan cobrado estas comisiones ya que los tribunales les están dando la razón cuando  se enfrentan a estas prácticas.

El problema con las comisiones de descubierto es que muchos consumidores consideran que las cantidades no son lo suficientemente importantes como para iniciar un proceso de reclamación y que estas comisiones son inapelables. Un caso extraordinario en este sentido es el del abogado Felipe Colón que  lleva años animando desde su blog a la reclamación por las comisiones de descubierto entre muchas otras. “Siempre que me he visto en esta situación he reclamado y siempre me han dado la razón. Las compañías bancarias suelen jugar con el convencimiento de que las personas con menos ingresos no van a atreverse a reclamar. Lo cierto es que una vez que se inicia el proceso suelen devolver la cantidad, ya que en el fondo son conscientes de que están aplicando estas comisiones de forma inadecuada”, explica.

El proceso para reclamar empieza por manifestar la queja directamente al banco en cuestión a través de una carta en la que dejamos clara nuestra postura. En el caso de que no se encuentre respuesta alguna se puede reclamar también ante el defensor del cliente de la entidad por carta. De no conseguir ningún avance habría que hacerlo ante el servicio de reclamaciones del Banco de España o buscar el apoyo de una asociación de consumidores. Las sentencias que dan la razón a los consumidores son incontables por lo que el camino parece abonado.

La subida de estas comisiones responde, además, a una tendencia preocupante en el seno de las entidades bancarias según los defensores de los consumidores. “Estamos viviendo un proceso de desbancarización en parte a causa de la crisis. La tendencia es que cada vez más bancos rechacen a determinados clientes porque consideran que no les interesan. Vamos a vivir una situación en la que servicios que considerábamos esenciales como tener una cuenta o una tarjeta van a empezar a negárseles a aquellos ciudadanos con menor poder adquisitivo. La subida de las comisiones que afectan a los capitales más bajos forma parte de esta tendencia”.

(2) Comentarios

  1. Según esa norma del interés máximo fijado en el 10% la mayoría o totalidad de tarjetas de crédito ¿se situarían en la ilegalidad?

  2. [...] Sigue leyendo esta noticia de Periodismo Humano en Bancos: Más comisiones para los que menos tienen [...]

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa