Consume y Muere

Portadas de 'Consumer Eroski' de julio-agosto y marzo de 2010

Portadas de 'Consumer Eroski' de julio-agosto y marzo de 2010

El otro día, un comentario que un lector dejaba en este blog me dio que pensar. Decía el usuario que firmaba como “ps”, entre otras críticas al último artículo:

Y esta sensación de que te están intentando robar / timar todo el rato? (…) El monstruo del capitalismo? Quedaros en casa o leer lo que compráis.

Así que me propuse entonces encontrar ejemplos amables y positivos en los que la actitud de las empresas hacia sus clientes fuera constructiva. Y llegué, cómo no, al caso de una de las revistas clásicas en el ámbito del consumo en España, Consumer Eroski. Se trata de una revista en papel que va ya por su número 144 (dice, en su portada, que está en su 36º año) y que comenzó a volcar sus contenidos a internet en 1998. Editada por la Fundación Eroski, se reparte de manera gratuita en los supermercados de este grupo de alimentación vasco.

Leer más


Mi primer contacto con las condiciones laborales de los trabajadores del sector textil fue en 2004: estaba de Erasmus en la Universidad de Ámsterdam y en la asignatura ‘Global political economy’ me di de bruces con la realidad de las trabajadoras latinas de esta industria. Aún hoy recuerdo aquel estudio con el que trabajamos en clase durante semanas, titulado Sweatshops here and there: the garment industry, latinas and labor migrations (Carmen Teresa Whalen, 2002). Podéis ver una versión algo edulcorada pero bastante significativa en la escena de arriba, extraída de la película Las mujeres de verdad tienen curvas dirigida por Patricia Cardoso también en 2002.

Si bien la situación de las protagonistas de la película es la paradigmática en los estudios de género y relaciones laborales, no es ni mucho menos la más extrema. Tras publicar un artículo sobre la banca ética, hace unas semanas recibí un mensaje de Setem, una federación de ONG que ha venido trabajando en la denuncia de diversos sectores económicos en los últimos años. Además de hablarme sobre sus campañas sobre finanzas, también he conocido su campaña ‘Ropa limpia‘.

Leer más



Protesta contra productos israelíes en Nablús en enero de 2009 (Nasser Ishtayeh / AP)

Protesta contra productos israelíes en Nablús en enero de 2009 (Nasser Ishtayeh / AP)

Durante las manifestaciones en contra del ataque israelí a la flotilla de ayer, muchas pancartas llevaban las palabras ‘Boicot Israel’. En realidad, las diferentes iniciativas en contra de los productos de este país no nacieron ayer. Desde hace años, diversas organizaciones han pedido a los consumidores una protesta contra las empresas israelíes mediante el boicot a sus mercancías. Pero… ¿qué significa ‘boicot’? Según el Diccionario de la RAE, boicotear es “privar a una persona o a una entidad de toda relación social o comercial para perjudicarla y obligarla a ceder en lo que de ella se exige”. De este modo, el boicot a los productos israelíes que promueven organizaciones como Boycott Israeli Goods Campaign es una forma de activismo de los consumidores que busca dirigir el enorme poder de los mercados de consumo de productos y servicios hacia la consecución de determinados objetivos políticos o sociales. Hace unos días, Alberto Arce y Carlos Sardiña publicaron en periodismohumano.com un interesante reportaje que compara la situación actual de Israel con la que vivió la Suráfrica de los últimos años del apartheid, en la década de 1980, cuando los productos del país africano fueron blanco de una importante campaña que, a la postre, acabó dañando al régimen político surafricano y favoreciendo su caída.

Leer más


Publicidad de una promoción de movistar en recibida en mi móvil

Publicidad de una promoción de movistar en recibida en mi móvil

Después de cuestionarme sobre nuestra lealtad a las marcas, tengo ganas de seguir haciéndome preguntas. Aunque hoy voy a ser algo más directo: ¿tengo cara de tonto? Antes de que os lancéis a contestar (a alguno le darán ganas de contestar que “sí” como dan ganas de estampar una tarta de merengue en la cara de alguien cuando la ves en la pastelería), os aviso que es una pregunta retórica y que no hace falta que entréis todos en el perfil a ver qué cara tengo. Vamos al lío: ¿tengo cara de tonto? ¿Por qué Movistar me manda un mensaje como el que veis arriba, que recibí ayer por la mañana?

Vale, puede que fijándonos en el sentido literal de cada palabra, la frase tenga sentido. Cuanto más hablo, mayor es el importe que me descuentan. De hecho, la oferta podría ir más allá: si hablo mucho, el porcentaje del descuento se incrementa (por cierto, he llamado al 900101010 y nadie sabe descifrarme el enigma, así que nos quedamos –de momento– sin saber cuál es la interpretación correcta).

Leer más


Variedad de productos en un supermercado

Variedad de productos en un supermercado (Julian Bleeker / Flickr)

Cuando el otro día escribí sobre las marcas blancas frente a las marcas tradicionales y puse un enlace en Facebook para darle un poco de difusión, un amigo me dejó un comentario que me ha hecho pensar en el tema que os presento hoy. “Coca-Cola, lo siento pero no hay marca blanca que la supere. Si me dices fanta, bueno… pq hay otras marcas de naranjada que no saben mal, pero yo soy de los que distingue perfectamente entre Coca-cola y Pepsi”, decía David.

Es cierto, existen ciertas marcas que –por las propias características de sus productos o por la imagen que se han ido ganando a lo largo de los años– se mantienen como líderes en sus sectores y sus consumidores, fieles como ninguno, pierden la sensibilidad a los cambios de precio. ¿Acaso David mira el precio de la botella de dos litros de cocacola cuando la coge de la estantería del supermercado? ¿Os fijáis en las ofertas en el momento de comprar un cacao en polvo y sois capaces de cambiar vuestro Cola Cao por Nesquik o la marca blanca si éstas son más baratas? Podéis haceros una idea de lo que quiero decir con solo pensar en las guerras a muerte (es un decir) entre los seguidores de Nocilla y Nutella o, en los buenos tiempos, Nintendo y Sony.

Leer más